¿Requiere la profecía bíblica la construcción de un tercer templo?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Requiere la profecía bíblica la construcción de un tercer templo? La Biblia habla acerca de la reanudación de los sacrificios en Jerusalén. ¿Significa esto que se debe construir un templo allí para que se cumpla la profecía de los tiempos del fin? Muchos creen que sí, pero ¿qué dice la Biblia?

Durante años, el Instituto del Templo de Jerusalén ha estado preparando los implementos y materiales necesarios para un tercer templo. En 2015 completaron un altar necesario para reiniciar los sacrificios y realizaron una representación del sacrificio de la Pascua.

En 2017 realizaron un sacrificio cerca del Monte del Templo, un acto controversial que resultó en el arresto de algunas personas. Pero este año se les concedió el permiso para realizar una representación del sacrificio de la Pascua al pie del Monte del Templo.

Desde que el presidente Donald Trump anunciara que la embajada de Estados Unidos se mudaría a Jerusalén, algunos judíos se han sentido animados a continuar su esfuerzo para construir un tercer templo y reiniciar los sacrificios. El presidente Trump ha sido comparado con el rey Ciro por el primer ministro Benjamín Netanyahu por trasladar la embajada.

El Instituto del Templo incluso ha acuñado monedas que representan el medioshekel requerido para el mantenimiento del templo (Éxodo 30:13-15). La moneda muestra la imagen del señor Trump sobrepuesta sobre la del rey Ciro con el templo en el lado opuesto.

Al comparar a Donald Trump con Ciro, el rey persa, algunos judíos ven a Dios guiando la mano del señor Trump para que el templo pueda ser reconstruido, así como Dios guió históricamente al rey Ciro para que autorizara un segundo templo después de que el primer templo fuera destruido por los babilonios (Isaías 44:28; Esdras 5:13-14).

Aunque el Instituto del Templo representa un grupo marginal radical en la sociedad israelí, muchos cristianos evangélicos apoyan sus esfuerzos porque creen que la construcción de un tercer templo es necesaria para que la profecía se cumpla.

Pero, ¿requiere la profecía bíblica que se construya un templo como señal del regreso de Cristo?

Reanudación de los sacrificios

Después del colapso del imperio de Alejandro Magno, su reino se dividió en cuatro imperios más pequeños bajo sus generales (Daniel 8:8). Un gobernante llamado Antíoco Epífanes subió al poder en el Imperio Seléucida. Él gobernó sobre los judíos y prohibió la adoración del Dios verdadero. Él detuvo los sacrificios diarios y ofreció sacrificios inmundos a los dioses paganos (Daniel 8:11-12, 13; 11:31). Este acontecimiento se discute en nuestro artículo “La abominación desoladora”.

Jesús profetizó que este evento histórico también tendría un cumplimiento en el futuro. Al final de los tiempos, un gobernante déspota (“rey del Norte”) detendría de nuevo los “sacrificios diarios”. Sabemos por Daniel que estos eventos ocurrirán en “el tiempo del fin” (Daniel 12:9) y que “desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días” (v. 11) —indicando una cuenta regresiva para el regreso de Jesucristo.

¡Si los “sacrificios continuos” van a ser detenidos en el futuro, eso significa que primero deben ser reanudados! Es por esto que las acciones del Instituto del Templo y sus envalentonados planes para reanudar los sacrificios son interesantes.

¿Debe reconstruirse un templo?

Después de la destrucción del templo de Salomón, los judíos fueron sometidos a 70 años de cautiverio en Babilonia (Daniel 9:2; Jeremías 29:10). Después, Dios comenzó el proceso de devolverlos a su patria para la reconstrucción. Guiados por Esdras, un grupo de judíos regresó a Jerusalén y reanudó los sacrificios a Dios. Estos sacrificios se realizaron antes de que comenzaran las obras del segundo templo (Esdras 3:1-6).

Esto muestra que sólo un altar es necesario para que los sacrificios sean ofrecidos. Un templo no es un requisito.

Entonces, ¿por qué algunos creen que en los tiempos del fin debe ser construido un templo en Jerusalén antes de que Jesucristo regrese?

El templo de Ezequiel

En Ezequiel 40-48 leemos acerca de una visión de un futuro templo. La visión se registra después de la destrucción del primer templo y antes de la construcción del segundo templo. El segundo templo no fue un cumplimiento de esta visión porque no tenía las características físicas descritas por Ezequiel. Así que, algunos conectan esto con la profecía de que los sacrificios serán detenidos y concluyen que habrá un templo construido en Jerusalén antes del regreso de Cristo.

Pero, como hemos visto, los sacrificios no requieren un templo. Cuando usted estudia la descripción del templo de Ezequiel, queda claro que esta es una estructura que será construida después de que Jesús regrese. He aquí algunas razones:

  • Jerusalén será conocida como “El Eterno allí” (Ezequiel 48:35). Así que este templo se levantará en un momento en que Dios está gobernando en Jerusalén.
  • Un río fluirá del templo que sanará la Tierra y los mares (Ezequiel 47:1, 8-9).
  • El momento en que esto se ubica es después de que Dios libere a Israel (Ezequiel 39:25-28).
  • El Espíritu de Dios será derramado sobre todo Israel (Ezequiel 39:29).

Algunos estudiantes de profecía creen erróneamente que un templo debe ser construido en Jerusalén para que la profecía de los tiempos del fin se cumpla.

Pero es importante que nuestros lectores entiendan que la construcción de un tercer templo en Jerusalén antes del regreso de Cristo no es necesariamente una señal profética definitiva de la cual hay que estar pendientes.

Lo que es esencial es el restablecimiento de los sacrificios en Jerusalén —que sólo requiere un altar, no un templo completo.

Continúe observando Jerusalén y el ascenso de los poderes religiosos y políticos en Europa, que con el tiempo acabarán con esos futuros sacrificios.

administrador

administrador

Dejar un comentario

Acerca de Nosotros

Somos una Iglesia Cristiana, enfocada en Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo.

Recientes Entradas

justo lectus Nullam elementum Aliquam commodo dolor mattis consectetur