logobetel

Calle 3 # 27-31

Barrio San Fernando

(57) (2) 5568265

Siempre en Oración

contactobetelcali@gmail.com

La Comunidad Menonita en Cali

La Providencia de Dios

Radio Online

Ultimas Entradas

Biblia Online

Tabla de Contenido

Categorias

  • Noticias Cristianas
  • Promesas
  • Conociendo la Palabra
  • Reflexiones
  • Héroes de la Fé
  • Misiones

Comparte en tus Redes!

La Providencia de Dios

La Providencia de Dios. “Aquella misma noche se le fue el sueño al rey, y dijo que le trajesen el libro de las memorias y crónicas, y que las leyeran en su presencia. Entonces hallaron escrito que Mardoqueo había denunciado el complot de Bigtán y de Teres, dos eunucos del rey, de la guardia de la puerta, que habían procurado poner mano en el rey Asuero. Y dijo el rey: ¿Qué honra o qué distinción se hizo a Mardoqueo por esto? Y respondieron los servidores del rey, sus oficiales: Nada se ha hecho con él”. Ester 6:1-3

Por el Rev. José Arturo Soto Benavides

EL REY PERSA ASUERO, gobernó su imperio en el zenit del mismo, y tuvo al pueblo de Dios diseminado en unas ciento veinticinco provincias. Sabemos que cuando la reina Vasti decidió no presentarse al banquete real, desafiando la orden del rey Asuero, esta acción trajo como consecuencia su destitución inmediata.

Dios tomó la decisión de poner en el trono de la reina a una joven que era judía, llamada Ester En medio de este mover divino surge algo negativo. Amán, fue nombrado visir, cargo de gran importancia. Amán se enalteció y la gente debía arrodillarse delante de él. Mardoqueo, padre adoptivo de Ester, se mantuvo firme en su posición de no doblar sus rodillas ante Amán (Est. 3:2). Amán se enfureció y decidió matar a Mardoqueo y a todo el pueblo judío.

Al consultar con los astrólogos le dijeron que los astros y las estrellas estaban a su favor. Amán fue donde el rey Asuero y le dijo que existía un pueblo, diseminado en su reino, que no aportaba, que era improductivo y que no merecía vivir. Ofreció pagar diez mil talentos de plata para destruir a los judíos. El rey Asuero, que nada sabía sobre este pueblo, le respondió: “La plata que ofreces sea para ti, y asimismo el pueblo, para que hagas de él lo que bien te pareciere” (Est. 3:11).

Continúa leyendo este devocional en nuestra nueva revista disponible en https://cutt.ly/qOPBZlj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *