Calle 3 # 27-31

Barrio San Fernando

(57) (2) 5568265

24/7 siempre en oraciòn

contactobetelcali@gmail.com

La Comunidad Menonita en Cali

La caída de Jimmy Swaggart: El pastor más influyente de los 80

Jim Bakker tenía su propio programa de televisión, seis mansiones señoriales, una flota de automóviles de lujo y una millonaria fortuna.

Jimmy Swaggart fue un destacado líder evangélico cuyo ministerio tuvo un sorprendente auge en los años 80, momento en el que impactó a millones de personas en todo el mundo.

Jimmy Swaggart recorrió múltiples países y se posicionó en la televisión, mientras reflexionaba sobre la Biblia y condenaba duramente el pecado.

En la década de los 80, las transmisiones del predicador llegaron a 8 millones de personas en Estados Unidos y a 500 millones en todo el mundo, informa Wikipedia.

Sin embargo, la popularidad del predicador pentecostal se vino a pique, luego de que saliera a la luz que le pagaba a una mujer para tener relaciones sexuales, siéndole además infiel a su esposa, Frances Swaggart.

Orígenes de Swaggart 

Jimmy Lee Swaggart nació en 1935 en Ferrida, un pueblo de Luisiana, Estados Unidos.

El predicador provenía de una familia ultra religiosa de la región del Bible Belt, “El Cinturón de la Biblia” de Estados Unidos, indica el portal Jot Down.

Es primo de los músicos Jerry Lee Lewis y Mickey Gilley, todos ellos compartieron el mismo talento de tocar el piano, recurso que utilizó el predicador en medio de su ministerio.

Jimmy y Jerry frecuentaban bares de negros estadounidenses para escuchar a las bandas de rhythm & blues.

La educación de los jóvenes era muy puritana, sin embargo, eso no los detuvo en su disfrute de las bandas mundanas del género mencionado.

Pero los caminos de ambos se separaron; Jerry, comenzó a tener éxito en la música mundana, pero tenía un estilo de vida desordenado y problemático; mientras que Jimmy, eligió el evangelio como camino de vida, incluso de joven rechazó una oferta de la discográfica Sun Records que quiso ficharlo cuando Jerry comenzó a darse a conocer, informa Jotdown.

Así que Jimmy se dedicó  a hacer música góspel, aunque pare ese entonces, no tenía ni el dinero ni la fama de su primo.

Posteriormente, Jimmy también aprovechó otro de sus dones, el carisma, y comenzó a fusionar el góspel con sermones impactantes. El predicador tenía facilidad de palabra y un aspecto confiable, lo que le ayudó a transmitir con eficacia el evangelio.

Éxito

Jimmy Swaggart consiguió hacerse con el éxito en la música en 1962 con su álbum de Góspel, God took away my yesterdays. Sus canciones se hicieron muy populares en las emisoras de los Estados Unidos.

El predicador grababa por lo menos un álbum anual, y algunos de sus trabajos tenían superventas.

Con las ganancias de sus discos, Swaggart construyó una emisora donde predicaba la Palabra de Dios.

Swaggart comenzó a hacerse conocido por sus predicaciones y su programa comenzó a escucharse en muchas emisoras de todo el país.

Swaggart ganó mucho dinero a través de la predicación, pero fue a partir del año 1975 que comenzó a construir su ministerio en la televisión, lo que despegó su éxito a niveles inimaginables.

Su predicación efectiva lo consolidó como la figura principal de las Asambleas de Dios, organización religiosa a la que pertenecía y que crecía cada vez más con sus grandes contribuciones monetarias.

En la década de 1980, 3 mil estaciones y sistemas de cables transmitían el programa evangelístico del predicador, «La hora de Jimmy Swaggart».

La figura de Swaggart dentro del mundo religioso solo era superada por el Papa, el Dalai Lama o el  Ayatolá Jomeini, indica Jotdown.

El predicador tenía la capacidad de llenar estadios con su predicación y su éxito lo llevó a hacer cruzadas evangelística por ciudades estadounidenses y diversas naciones de Sudamérica.

El predicador construyó un ministerio gigantesco, se convirtió en multimillonario, vivía en una enorme mansión, tenía una colección de automóviles y había comprado un avión privado, informa La Nación.

Además, el predicador manejaba el medio de comunicación más amplio de la historia del evangelio.

Tipo de predicación

Swaggart profesaba el evangelio de la prosperidad. De hecho, se le escuchó decir en reiteradas ocasiones que a Dios no le importaba si una persona era millonaria.

Por otro lado, la creciente fama de Swaggart no limitó su mensaje condenatorio al pecado. Otros pastores de su época se amoldaban a lo que vendía o interesaba a las personas, pero ese no fue el caso de Swaggart.

De hecho, la postura conservadora del predicador se hizo aún más extrema, y otros pastores lo adversaron.

La seguridad que lo llevó a posicionarse en la radio, también le sirvió para posicionarse en la televisión. No tenía miedo de condenar el pecado, dejaba clara su postura contra los ateos, los descreídos, los pecadores y los homosexuales. 

También el predicador le daba gran importancia a condenar el género musical Heavy Metal, el cual aseguraba que tenía influencias malignas.

Por otro lado, las apariciones públicas de Swaggart no contaban con grandes estrategias de entretenimiento, más que su efectiva oratoria.

Fuentes que dieron sus testimonios sobre Jimmy Swaggart en un documental de Investigation Discovery, dijeron que el predicador hacía sentir bien a las personas con su predicación y muchos confiaban plenamente en su palabra.

También indicaron que mientras predicaba se sentía una “electricidad sexual en el ambiente” que hacía que muchas mujeres lo desearan.

La competencia

Jim Bakker y esposa Tammy Faye.

Swaggart era el principal predicador en los 80, sin embargo, existían otros pastores bastante influyentes como Jim Bakker o Marvin Gorman,  quienes contaban con miles de seguidores.

El liderazgo de estos pastores perturbaba a Swaggart, quien creía que le estaban robando una parte de su mercado.

Jim Bakker tenía su propio programa de televisión, seis mansiones señoriales, una flota de automóviles de lujo y una millonaria fortuna.

Sin embargo, secretamente cometía inmoralidades que bien supo aprovechar Swaggart para quitarlo de la competencia.

Una mujer llamada Jessica Hand, quien era una antigua secretaria de Bakker, dijo que el pastor la drogó y abusó sexualmente de ella.

Bakker admitió que le había sido infiel a su esposa con Jessica, sin embargo, dijo que las relaciones habían sido consensuadas.

Swaggart se aprovechó del escándalo para condenar a Bakker. Así que acudió al programa de Larry King en CNN y despotricó contra el pastor y dijo que era un cáncer en la iglesia de Dios.

Las Asambleas de Dios les quitaron las credenciales a Bakker para llevar su ministerio, pero su panorama se complicó cuando un medio de comunicación mostró que Jim Bakker se lucraba con la entrega de carnés vitalicio a los integrantes de su club, Alabemos al Señor. Estos tenían un costo de mil dólares y les permitían la entrada a un hotel de lujo.

Bakker había vendido miles de estos carnés, sin embargo, solo un poco de estos compradores había podido disfrutar de este servicio.

“Bakker también se había apropiado indebidamente de dinero perteneciente a la congregación. La noticia generó un revuelo a nivel nacional”, informa Jotdown.

Las investigaciones del Servicio de Impuestos Internos descubrió que cometió una enorme cantidad de fraudes. “Baker es acusado de 24 fraudes y de conspiración para cometer fraude. Fue sentenciado a 45 años de prisión”.

Con la caída del ministerio de Bakker, Swaggart estaba siendo el líder en solitario de las Asambleas de Dios, y el principal pastor de Estados Unidos.

Sin embargo, otro pastor de Nuevo Orleans llamado Marvin Gorman se estaba volviendo popular. Marvin Gorman estaba a punto de hacer un negocio para colocar un satélite de 7 millones de dólares, lo que le permitiría expandir su ministerio televisivo.

Gorman y Swaggart habían predicado en la misma iglesia, pero esto no contuvo las ansias de Jimmy de apartarlo del camino. Marvin, quien estaba casado, se había dejado besar por una fiel religiosa llamada Linda Savage, mientras acudía a él por orientación matrimonial.

El acto pecaminoso de Marvin llegó a los oídos de Swaggart. Este se equipó con una grabadora, se hizo pasar por amigo de Marvin y le mostró apoyó para que le confesara su infidelidad.

Swaggart tomó la grabación y chantajeó a Marvin para que admitiera sus pecados y abandonara el ministerio. Marvin no lo hizo, así que Swaggart lo reportó con las autoridades de las Asambleas de Dios y fue excomulgado.

Caída de Swaggart

Fuentes del documental de Investigation Discovery sobre Swaggart dijeron que Marvin había escuchado rumores de que Jimmy merodeaba por una zona con mucha frecuencia.

Marvin decidió llevar a cabo una investigación y contrató a varios investigadores para espiarlo.

Luego de tres días, los investigadores hallaron al pastor Swaggart con una prostituta. Marvin quiso enfrentar directamente al pastor, así que los detectives le pincharon una llanta al vehículo de Swaggart para que Marvin pudiera atraparlo en la escena.

Marvin lo enfrentó cara a cara a Swaggart y le pidió que le devolviera su reputación y que se saliera del ministerio. Jimmy aceptó, sin embargo, pasaron varios meses y no cumplió con el trato.

Marvin llevó las evidencias de la inmoralidad de Swaggart con las autoridades de las Asambleas de Dios, los mismos que lo habían excomulgado.

Los líderes de la Asamblea de Dios le prohíben a Swaggart transmitir en televisión durante un año.

Pero no todo acaba ahí. La mujer con la que fue infiel Swaggart, Debra Murphree, le vendió la historia del encuentro sexual a la revista Penthouse, y se dejó tomar fotos semidesnuda para acompañar el relato.

La mujer relató que Swaggart le pagaba $ 20 dólares por tener relaciones sexuales con él. Luego Murphree hizo una gira de medios en distintos canales, contando el encuentro sexual con el pastor, y su testimonio tenía gran rating.

El líder cristiano, inmaculado, que utilizaba su poder para condenar con el evangelio, caía a nivel internacional ante la mirada atónita del mundo.

El 21 de febrero de 1988, Swaggart, da la cara y predica en un inmenso salón colmado de sus seguidores. En medio de su prédica, comenzó a llorar y mientras confesaba que había pecado: “He pecado contra ti, Señor. Y te pido que tu preciosa sangre lave y limpie cada mancha, hasta que gracias al perdón de Dios no sean recordadas contra mí nunca más”, dijo.

Sin embargo, Swaggart no dijo el tipo de pecado que había cometido.

Tras la declaración, la audiencia quedó perpleja, y se escucharon a varios presentes llorando. El suceso fue noticia en todo el mundo y sepultó a Swaggart.

Marvin Gorman desconfió del arrepentimiento del pastor. El hombre le dijo a toda su familia mientras veía el suceso: “Todo el mundo puede ver que las lágrimas de Jimmy son más falsas que un billete de tres dólares”.

Swaggart sigue predicando en la actualidad. Sin embargo, su imagen sufrió tanto que ya no es el líder religioso que movía masas y millonarias ofrendas.

Jimmy Swaggart tuvo solo un hijo, Donnie Swaggart, quien esco-pastor de la Iglesia del Centro de Adoración Familiar en Baton Rouge, en Louisiana.

 Donnie tiene tres hijos: Jennifer, Gabriel y Matew. Gabriel y su esposa son pastores en el ministerio juvenil; Matew también participa activamente en el ministerio y está casado con Joanna Swaggart; y Jennifer, vive en Atlanta y tiene una niña.

En el siguiente video se muestra parte de la confesión de Swaggart sobre su pecado.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.-

Comparte en tus redes
Imagen por defecto
betelcali16715
Artículos: 70

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.