Evidencias de la resurreciòn de Jesucristo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Evidencias de la resurreciòn de Jesucristo. La resurrección de Cristo es el milagro más vilipendiado entre los escépticos. “Una completa farsa”, dicen ellos. Sin embargo, si analizamos la Biblia, nos daremos cuenta de su integridad histórica. Aprendamos a defender el principio de nuestra fe, porque si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe. 

A diferencia de muchas religiones del mundo, los orígenes del cristianismo no están envueltos en un pasado mítico y sin testigos. La fe cristiana se centra en la persona y obra de Jesucristo. Su vida y sus milagros fueron presenciados por miles, y su muerte sacrificial en la cruz también fue un espectáculo público. Tres días después, Dios levantó a su Hijo de entre los muertos, y durante los siguientes cuarenta días, Jesús se apareció a cientos de individuos.

¿Hay evidencia de que Jesús resucitó de los muertos?

La mayor prueba de la Resurrección disponible hoy es la Biblia, que consta de documentos históricos inspirados por Dios mismo (2 Timoteo 3,16). Su Palabra infalible nos dice en términos claros que Jesús se levantó de entre los muertos (Mateo 28,6). Por ello, podemos tener plena confianza en este hecho. Aquí algunos argumentos para dar defensa de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo:

Testimonio de Jesucristo

Considere el testimonio de las personas registradas en la Biblia. Primero está el de Jesucristo mismo. Afirmó ser el Hijo de Dios sin pecado, y profetizó que se levantaría de entre los muertos al tercer día (Mateo 20,19), una profecía que también se menciona en el Antiguo Testamento (Salmo 16,10; Isaías 53,8–10). Como el Hijo de Dios no puede mentir, era imposible que una persona así permaneciera en la tumba.

Muchas pruebas infalibles

Jesús se aseguró de que otros lo vieran para que pudieran confirmar la realidad de que Él resucitó. Lucas explica que Jesús “se presentó vivo después de su sufrimiento, a través de muchas pruebas indubitables” (Hechos 1,3). ¿Cuál sería esa “prueba indubitable” de que alguien resucitó de entre los muertos? Lucas responde a esa pregunta: Jesús fue visto y escuchado por los apóstoles a lo largo de cuarenta días; incluso comió con ellos, lo que demuestra que no era un espíritu. (Lucas 24,37–39).

Las Escrituras mencionan al menos diez apariciones de Jesús después de la resurrección, muchas de las cuales están enumeradas en 1 Corintios. Jesús se apareció por separado a Pablo, a Pedro, a Santiago, al resto de los apóstoles y a más de quinientos hermanos a la vez (1 Corintios 15, 5–9). La mayoría de estas personas aún estaban vivas cuando Pablo escribió estas palabras, lo que implica que sus lectores podrían consultar con estos testigos si no confiaban en su palabra.

Incluso la mayoría de los eruditos críticos modernos reconocen que Pablo escuchó este mensaje a los pocos años de la Resurrección. Dado el tiempo limitado entre el evento y su amplio intercambio, muchos críticos admiten que no fue una leyenda desarrollada durante décadas, sino que se debe rastrear a la predicación temprana de los discípulos.

Conversión de testigos escépticos: Santiago y Pablo

Las apariciones del Señor a Santiago y Paul son especialmente relevantes para los historiadores. Los críticos han alegado a menudo que los discípulos originales estaban en tal malestar que simplemente tenían alucinaciones. 

Santiago era el medio hermano de Jesús, y se mantuvo escéptico durante todo el ministerio terrenal del Señor (Juan 7: 5). En un momento dado, él y sus familiares afirmaron que Jesús estaba “demente” (Marcos 3, 20-21). Mientras estaba en la cruz, Jesús confió el cuidado de su madre a su discípulo Juan en lugar de a uno de sus medios hermanos, lo que indica que es probable que Santiago todavía no creía en Él. 

Sin embargo, poco después de que Jesús ascendió al cielo, Santiago fue contado entre los creyentes (Hechos 1,14) y se convirtió en un líder en la iglesia de Jerusalén (Gálatas 2,9). ¿Qué podría explicar este cambio drástico? Con toda probabilidad, fue declarado culpable de su incredulidad y creyó en Jesús después de verlo vivo después de su ejecución.

Pablo es formidable como testigo de la resurrección. No era un seguidor con fe ciega en Jesús, sino el perseguidor más temido de la iglesia primitiva. Sin embargo, después de enfrentar al Señor resucitado, Pablo se transformó en quizás el cristiano más influyente de la historia. Sufrió una tremenda persecución, incluyendo encarcelamientos, azotes, palizas e incluso lapidación por su fe. La única explicación plausible para el cambio de vida de Pablo fue su encuentro con el Salvador resucitado en el camino a Damasco (Hechos 9,1–9).

De asustadizos a valientes

Las apariciones de Cristo a sus discípulos originales llevaron a otra evidencia de la Resurrección: las vidas transformadas de hombres asustadizos. Cuando Jesús fue arrestado, huyeron para salvar sus vidas. Sin embargo, menos de dos meses después, proclamaron audazmente la Resurrección frente a miles de judíos (Hechos 2:23).

Pedro fue encarcelado varias veces, sin embargo, continuó predicando sobre el Señor resucitado hasta su martirio. Según la tradición, todos los discípulos, excepto Juan, fueron martirizados. La única explicación razonable para esta transformación es precisamente lo que enseña la Biblia: sabían que Jesús había muerto, pero lo vieron resucitado (y estaban llenos del Espíritu Santo).

La tumba vacía

El hecho de que el cuerpo de Cristo ya no estuviera en la tumba también es consistente con la afirmación de la Biblia de que Él resucitó. Incluso los soldados asignados para proteger la tumba y los principales sacerdotes admitieron que estaba vacía, lo que llevó a los judíos a inventar la mentira de que el cuerpo fue robado (Mateo 28,11–15). Una placa de mármol, ahora en la Biblioteca Nacional de Francia, indica que la noticia del cuerpo robado llegó hasta el emperador romano (probablemente Claudio), una década después de la Resurrección. Esta placa, descubierta a fines de la década de 1870 y apodada “La inscripción de Nazaret”, prescribía una sentencia de muerte a cualquier persona que fuera atrapada por una tumba. No fue contra los típicos ladrones de tumbas que robaron objetos de valor, sino contra ladrones de cuerpos. La inscripción menciona específicamente piedras de sellado de sepulcros, que se utilizaron solo en Israel.

El único evento en Israel que podría explicar razonablemente tal decreto es la mentira inventada por los líderes judíos. Por lo tanto, esta placa corrobora el relato de Mateo de estos eventos.

La existencia de la iglesia

La realidad de la Resurrección fue fundamental para el mensaje que predicaron los apóstoles. El libro de Hechos, casi universalmente reconocido como historia confiable del período, afirma que estos hombres hablaron sobre la Resurrección repetidamente (Hechos 2: 23–24 , 3: 14–15 , 4: 10–12 , 4:33 , 5: 30–31, y así sucesivamente). Entonces, muy por el contrario, a las afirmaciones de muchos escépticos, la Resurrección no fue una doctrina soñada durante décadas o siglos por líderes de la iglesia hambrientos de poder. Incluso los estudiosos seculares modernos reconocen que la resurrección fue el corazón del mensaje de la iglesia desde el principio.

Fuente: Respuestas en Génesis

administrador

administrador

Dejar un comentario

Acerca de Nosotros

Somos una Iglesia Cristiana, enfocada en Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo.

Recientes Entradas

sem, leo. dictum consequat. nec Nullam