Estando Atentos a la Voluntad del Señor

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Texto Biblico: Josué 2:21. Ven, alma mía, ¿no hay aquí una lección para ti? ¿Has estado atenta a la voluntad de tu Señor aunque algunos mandamientos no parecían ser esenciales? ¿Has observado de modo correcto las dos ordenanzas del creyente: Bautismo y Cena del Señor?

Ella ató el cordón de grana a la ventana. (Josué 2:21) Rahab dependió para su preservación de la promesa de los espías, a quienes consideró representantes del Dios de Israel. Su fe fue sencilla y firme, pero muy obediente. Atar el cordón de grana a la ventana era en sí mismo un acto trivial, pero ella no se atrevió a correr el riesgo de omitirlo.

Ven, alma mía, ¿no hay aquí una lección para ti? ¿Has estado atenta a la voluntad de tu Señor aunque algunos mandamientos no parecían ser esenciales? ¿Has observado de modo correcto las dos ordenanzas del creyente: Bautismo y Cena del Señor? Si estas cosas se descuidan es prueba de que en tu corazón hay mucha desobediencia.

Este acto de Rahab presenta una lección aún más solemne. ¿He confiado yo implícitamente en la preciosa sangre de Jesús? ¿He atado yo, con un nudo gordiano, el cordón de grana a mi ventana, de modo que mi esperanza nunca pueda ser removida?

¿Puedo mirar hacia el mar Muerto de mis pecados o hacia la Jerusalén de mis esperanzas, sin ver la sangre, pero viendo todas las cosas en conexión con su bendito poder? El transeúnte puede ver una cuerda de tan visible color, si cuelga de la ventana.

Será un bien para mí si mi vida hace visible a todos los espectadores la eficacia de la expiación. ¿Qué hay allí de qué avergonzarse? ¡Que miren si así lo desean, tanto los hombres como los demonios; la sangre es mi orgullo y mi canto!

Alma mía, hay uno que verá ese cordón de grana, aun cuando tú, por la debilidad de tu fe, no puedas verlo. Jehová, el vengador, lo verá y te perdonará. Los muros de Jericó cayeron; la casa de Rahab estaba sobre el muro, y sin embargo quedó inmoble.

Mi naturaleza está edificada en el muro de la humanidad, y, sin embargo, cuando la destrucción hiera a la humanidad, yo quedaré seguro. Alma mía, ata otra vez el cordón carmesí a la ventana, y descansa en paz.

Charles Haddon Spurgeon

Charles Haddon Spurgeon, (19 de junio de 1834 – 31 de enero de 1892) fue un pastor bautista inglés. Aún es conocido por la gente como el Príncipe de los Predicadores.

administrador

administrador

Dejar un comentario

Acerca de Nosotros

Somos una Iglesia Cristiana, enfocada en Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo.

Recientes Entradas

Sed adipiscing luctus eleifend tempus elit. Nullam